La vitamina B6 en Autismo: el asunto de la seguridad
Home » La vitamina B6 en Autismo: el asunto de la seguridad facebook

 

CUADERNO DEL EDITOR/BERNARD RIMLAND, Ph.D

 

No hay tratamiento biológico para el autismo que esté mejor respaldado por la literatura científica que la utilización de altas dosis de Vitamina B6 (preferiblemente en conjunto con suplementos normales de magnesio).

Se han publicado 18 estudios desde 1965, mostrando concluyentemente que el uso de dosis altas de B6/magnesio producen muchos efectos beneficos en aproximadamente la mitad de niños y adultos a quienes se les ha administrado. Aunque la vitamina B6/magnesio no son una cura, con mucha frecuencia han hecho una gran diferencia.

Incluídos dentro de los 18 estudios hay 11 estudios de entrecruzamiento , de entrecruza-miento placebo, ocho de los cuales muestran que algunas substancias anormales en la orina de niños autistas fueron normalizadas por la B6, otros estudios en los cuales las ondas cerebrales se han normalizado, y un amplio rango de otras mejorías: 18 estudios consecutivos que muestran resultados positivamente efectivos al proporcionar altas dosis de B6, y ningún estudio que haya fallado en demostrar que la B6 es efectiva. Ninguna droga se le acerca tan siquiera.

Ninguno de los estudios de la B6 ha reportado efectos adversos significativos, y no se espera ninguno. Yo realicé intensos análisis de la literatura sobre la seguridad de la B6 antes de lanzarme con mi primer estudio sobre la B6, a finales de 1960. Una revisión publicada en 1966 por la Academia Norteamericana de Pediatras (American Association of Pediatrics) confirmó mis propias conclusiones: "Hasta la fecha no se han reportado efectos negativos asociados con la ingestión oral diaria de vitamina B6 (de 0.2 a 0.1 gramos por dia)"

Cientos de miles de personas, incluyendo miles de ninos y adultos autistas tomaron dosis altas durante los años 60s, 70s y comienzos de los 80, sin que se haya reportado ningún caso de efectos secundarios negativos. Sin embargo en 1983 un estudio publicado por Schaumburg et al. reportó algunos efectos negativos significativos, aunque no permanentes o que pusieran en riesgo la vida de 7 pacientes que habían estado tomando de 2,000mg a 6,000mg diarios de B6. Estos efectos secundarios - neuropatía periférica, - consistieron en adormecimiento y cosquilleo en las manos y los pies-la sensación que se obtiene cuando a uno se "le duermen" las manos o pies. El adormecimiento de los pies interfirió en algulos casos con la habilidad de caminar. Estos pacientes no estaban tomando magnesio o las otras vitaminas B, ni ninguno de los nutrientes que deben tomarse cuando se ingieren dosis altas de vitamina B6. Es al menos posible que las reacciones adversas fueran debidas no a la "toxicidad" de la B6, sino a deficiencias de magnesio y las otras vitaminas B, las cuales fueron inducidas por el alto consumo de B6.

Debe destacarse que el estudio de Schaumburg solamente incluyó a 7 pacientes, y tuvo 7 autores, provenientes de algunos de los centros medicos más grandes de los Estados Unidos. Parecería que una vez identificado el primer paciente, se realizó una busqueda para localizar a los demás..

En los años siguientes otros pocos casos de pacientes se reportaron en la literatura, ya que mostraron síntomas parecidas a patología periférica.

En mi propia experiencia, que abarca casi treinta años y muchos miles de niños y adultos autistas, solo he encontrado cuatro casos de patología periférica. En dichos casos los padres de los niños notaron el adormecimiento de las manos y los pies, y reportaron que los niños: a) sacudían las manos como tratando de recuperar la circulación, b)pre- sentaban dificultad al recoger objetos como trozos de comida, o c) les costaba trabajo caminar por el adormecimiento de las plantas de los pies. Cuando se descotinuó la ingestión de B6, o se redujo considerablemente la dosis, los síntomas desaparecieron rápida y completamente.

Parece que algunos individuos son extremadamente sensibles a cantidades mayores de lo normal de B6. Estos casos son muy pococs y están muy separados uno de otro en tiempo y espacio, y al suspenderse la B6 se resuelve el problema.

Si Ud. compara estos hallazgos con los reportados a diario, en relación a los medicamentos utilizados para el autismo, se ve claramente que la B6 es mil veces más segura. Nunca ha habido una muerte o enfermedad grave asociada con la ingestión de altas dosis de B6. En contraste, son noticia común las muertes y lesiones permanentes causadas por medicamentos de prescripción médica.

Nunca se ha reportado una muerte o enfermedad serio asociada con la ingestión de aun muy altas dosis de B6. En contraste, son noticia común las muertes y lesiones permanentes causadas por medicamentos de prescripción médica.

Mi propio hijo, ahora de 40 años ha estado tomando 1 gramo diario de B6 (junto con 400mg de magnesio y otros nutrientes) por más de 30 años. Me sorprendería si existiera alguien más saludable en Norteamerica que mi hijo. El único problema de salud de Mark ocurrió cuando él estaba en sus 20s, cuando el dentista encontró una caries en un diente.

A pesar de la extraordinaria seguridad que representa la B6, miles de padres me han dicho, através de los años,que sus médicos les han advertido en contra de darle a sus niños altas dosis de B6, por los supuestos riesgos implicados. Desafortunadamente es típico del establecimiento médico (quién hace su dinero prescribiendo medicamentos) el denigrar y exagerar los riesgos de ingerir suplementos nutricionales.

He aquí un caso representativo de este punto: recientemente la prensa nacional dió gran cubrimiento a un estudio de la Universidad de Michigan que advertía al público en contra de los peligros de consumir B6. A este reporte se le dió cubrimiento nacional,y nosotros recibimos en nuestra oficina un gran número de llamadas con preguntas de padres alarmados por la advertencia de que "la vitamina B6 es tóxica!" (ver las cartas).

Cuando yo leí el estudio me horroricé. Los autores, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan, estaban investigando el valor de la B6 en el tratamiento del síndrome del túnel carpiano (una enfermedad dolorosa de las muñecas que se ha vuelto muy común en los últimos años, y es usualmente considerada una lesión de movimientos repetitivos). El tratamiento convencional es cirugía, la cual es muchas veces inefectiva, además de producir desfiguración y dolor, y ser muy costosa. Ha habido un buen número de reportes documentados sobre el éxito de altas dosis de B6 en la mayoría de personas tratadas para el síndrome del túnel carpiano, de modo que personas programadas para cirugía dentro de 6 semanas, llegado el momento ya no necesitaban tan dramático tratamiento.

Los investigadores de la universidad de Michigan no le dieron ni un miligramo de B6 a ninguno de sus sujetos (no pacientes). Su alarmante conclusión fue basada basicamente en el estudio de Schaumburg de 1983. Es más, ¡ellos no incluyeron ningún sujeto que padeciera del síndrome del túnel carpiano! Hicieron estudios de sangre y de conducción nerviosa en sujetos "potencialmente" en riesgo de padecer el síndrome., pero que en realidad no lo presentaban.. El prejuicio de su informe anti-vitamina B6 presentado en el estudio, se hace evidente cuando Ud. lee en su resumen de investigación, que "varios" estudios han reportado que la B6 es efectiva en el tratamiento del síndrome del túnel carpiano, mientras que "numerosos" estudios han fallado en confirmar dicho hallazgo. Si Ud. mira en la referencias de su estudio Ud. verá que hay 12 estudios favorables y solo 7 reportes negativos. ¡O sea que para ellos, "varios" equivale a 12 y "numerosos" corresponde a 7!

El muy publicitado estudio de la Universidad de Michigan, con sus conclusiones totalmente irrelevantes, es uno de los peores y más consternantes estudios que he leído.

Alan Gaby, M.D., autor de "la Guia del Medico para el Uso de la Vitamina B6" se refirió al artículo como una muestra "repugnante" de prejuicio, y yo ciertamente estoy de acuerdo con su anotación.

Nada es perfectamente seguro, pero la B6 es excepcionalmente segura., particularmente cuando se le compara con la alternativa, drogas que tienen más probabilidades de causar enfermedades graves, lesiones, e incluso la muerte.

Una persona autista mejorará con altas dosis de B6, solo si su organismo requiere vitamina B6 en mayor cantidad . Los beneficios de la B6 se pueden ver a los pocos días. Si no se ven beneficios a las tres o cuatro semanas (en aproximandamente 50% de los casos), o si se presenta algún síntoma de patología periférica (lo cual es muy raro), se suspende la ingestión de B6. Un estudio de 1995 hecho por Ellos y McCully reportó que pacientes geriatricos que habían estado tomando de 100 a 300 mg de B6 diariamente por varios años, experiemtaron solo un 27% de riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca, y entre aquellos que murieron por un ataque al corazón, el promedio de edad al morir fue de 84.5 - ocho años más que los pacientes del grupo control del area local. En 1993, en un estudio con neonatos epilépticos Pietz encontró que 300 mg de B6/kg/al día -una dosis 18 veces mayor a la utilizada en autismo, - mostró ser superior a los medicamentos anticonvulsivos.

Y finalmente la vitamina B6, en cantidades tal altas como 50gramos al dia, es utilizada como antídoto para víctimas de ciertos venenos. ¿Es tóxica la vitamina B6? ¡Dificilmente!

Para una lista de referencia e información sobre el uso de la vitamina B6 en autismo, envíe un sobre grande marcado Vitamina B6, con su nombre y dirección, y con estampilla de correo.