Cuál es la “dosis” correcta de Vitamina B6, DMG, y otros nutrientes útiles para combatir el autismo?
Home » Cuál es la “dosis” correcta de Vitamina B6, DMG, y otros nutrientes útiles para combatir el autismo? facebook

REVISTA: AUTISM RESEARCH REVIEW INTERNATIONAL
CUADERNO DEL EDITOR/ Bernard Rimland, Ph,D.

Cuál es la "dosis" correcta de Vitamina B6, DMG, y otros nutrientes útiles para combatir el autismo?

Escribo comillas en la palabra "dosis", porque "dosis" usualmente hace referencia a drogas, y definitivamente los nutrientes que discutiremos no son medicamentos. Una droga actúa bloqueando o interfiriendo los procesos naturales del cuerpo, mientras que los nutrientes facilitan o permiten dichos procesos. Es por esto que las drogas son frecuentemente dañinas, mientras que que los nutrientes son generalmente, no solo seguros, sino beneficiosos.

Se nos pregunta con frecuencia: "¿cuál es la dosis correcta de ésto o aquello para nuestro niño?" La respuesta es, tanto para nutrientes como para drogas: - nadie sabe. Cada persona es diferente de todos los demás, y sólo experimentando, - por ensayo y error- se puede determinar si una substancia es útil y en qué cantidad debe ser administrada. Partiendo de ésta base, he aquí lo que he aprendido en los últimos treinta años:

Vitamina B6: Se encontró que la Vitamina B6 (que debe asministrarse con magnesio) era útil en casi la mitad de todos los niños y adultos autistas incluidos en 18 estudios consecutivos entre 1965 y 1996. En nuestros propios estudios se encontró que la dosis promedio de B6 que daba resultados beneficos, era aproximandamente de 8 mg diarios de B6 por cada libra de peso. (Esto es más o menos 500mg diarios para un niño de 60 libras) En Francia, Gilbert Lelord y su grupo de investigadores llegaron a una cantidad casi identica: 17mg/kg al dia. Pero esto es tan solo un promedio. En ARRI 9/2 publicamos la carta de un padre cuyo hijo se comportó muy bien con aproximadamente 40 mg diarios. Sugerimos comenzar con un cuarto de la dosis ideal, e ir aumentando lentamente durante un período de 10 a 14 dias. -Si se le da mucho al niño, o si la dosis se aumenta muy rápidamente, puede haber efectos secundarios menores, como hiperactividad, nausea, o diarrea- pero esto es mas bien raro. En dichos casos la dosis debe ser reducida, y luego aumentada de nuevo pero más lentamente, para tratar de encontrar los niveles correctos.

Sugerimos a los padres abstenerse de informar del ensayo a maestros, terapistas, familiares y vecinos, de modo que se puedan beneficiar de comentarios no sesgados. Los límites máximos recomendados para adultos que pesen mas de 120 libras, es 1000mg diarios, aunque algunos han tomado 1500 mg diarios. Yo aumenté 500 mg diarios a la dosis de 1000 mg diarios de mi propio hijo durante un año, sin ver ninguna mejoría más allá de los 1000 mg que había estado tomando desde hacia 20 años. De modo que regresé a la dosis de 1000 mg diarios. El año pasado recibí la llamada de una madre de Florida, informándome que al visitar a su hijo en la institución donde vive, se quedó aterrada del deterioro de su conducta. Investigando, se dió cuenta de que se les había acabado la reserva de B6/magnesio que debía suplir al joven con 1000 mg diarios de B6. Entonces ella ordenó tres veces la provisión de la fórmula de B6/magnesio en polvo, para prevenir que se agotara nuevamente. En su siguiente visita quedó fascinada de ver el progreso de su hijo. Incluso mostró afecto hacia ella por primera vez! Luego ella se dió cuenta de que le habian entendido mal las instrucciones y le estaban dando 3000 mg diarios de B6 a su hijo, tres veces más que la dosis recomendada. A pesar de la mejoría, los médicos le suspendieron la B6, diciendo que era peligrosa. Ahora él esta tomando un medicamento que es peligroso.

El único peligro conocido de administrar megadosis de B6 es neuropatía periférica- manifestada en cosquilleo y adormecimiento de las manos y los pies. Es muy escasa- he encontrado sólo cuatro casos en 30 años, y el problema desapare cuando se suspende la vitamina B6. Unas pocas personas son supersensibles a la B6. Frecuentemente la vitamina B6/magnesio produce beneficios a los pocos días. Si después de un mes no se ve mejoría, yo sugiero suspenderla.

Magnesio: El dar de 3 a 4 mg de magnesio por cada libra de peso, hasta un máximo de 400 mg diarios para adultos, incrementa los efectos de la B6 y protege contra una posible deficiencia de magnesio, inducida por la B6. Esta no es una megadosis de magnesio, sino la cantidad que muchos investigadores, incluido yo, creen que todo adulto debería recibir para una salud óptima. Casi todo procesamiento de comida reduce el magnesio, de modo que un suplemento de magnesio es necesario para evitar una deficiencia.

Dimetilglicina (DMG): Los mejores suplementos de DMG vienen en tabletas o cápsulas de 125 mg cada una. El determinar la dosis correcta depende realmente de experimentación por ensayo y error. Se encuentra que los niños pequeños generalmente les va bien -si responden a la DMG- con dosis entre una y media tabletas a tres o cuatro tabletas al día, aunque una madre, médica, encontró que su niño autista necesitaba 16 al día! (El niño mejoró por unas horas con cuatro tabletas, luego recayó, entonces le dieron cuatro más. Esto sucedió cada número de horas hasta que alcanzó 16 tabletas al día).

Otra médica, también madre de un hijo autista- un hombre de 170 libras, ya entrados sus 20- terminó dándole a su hijo 26 tabletas de DMG diarias, por la misma razón. Parece que unas pocas personas metabolizan la DMG muy rápidamente y necesitan más cantidad diaria que el común de la gente.

El anunciador del programa Radio Talk (Conversaciones por radio) Gary Hull de la ciudad de Nueva York me dijo que muchos corredores de maratón toman una tableta de DMG por cada milla que corren- 26 en total. Su desempeño es mejor y sufren menos problemas físicos. Hay suficiente investigación científica que muestra que dichos resultados benéficos son altamente probables.

Aunque existe un amplio rango de niveles-dosis reportadas por aquellos que utilizan la DMG, la dosis más común para niños llega hasta cuatro diarias para niños y ocho para adultos. Así como con la B6, la diferencia entre individuos es enorme.

Un porcentaje pequeño de niños autistas mostró hiperactividad al dársele DMG. Esta es su forma de decir que necesitan más ácido fólico. El ácido fólico, que es una Vitamina B, puede comprarse en tabletas de 800mcg, o en cápsulas. Dos tabletas de 800 mcg de ácido fólico, con cada DMG usualmente solucionan este problema.

Acido Fólico: El ácido fólico por sí mismo, ha sido reportado como útil para combatir el autismo. (ARRI 8/4) El gran investigador francés Jerome Lejeune reportó que un suplemento de aproximadamente 250 mcg de ácido fólico por libra de peso al día produjo una gran mejoría en varios niños autistas. El Dr. Lejeune administró 20 mg diarios de ácido fólico a miles de niños con retardo (casi todos con Síndrome de Down), en sus varios estudios, sin causar ningún daño, ya que no es de esperarse ningún efecto nocivo.

Vitamina C: En 1991 Lelland Tolbert y sus asociados reportaron que una dosis de 8,000 mg diarios administrada a adolescentes y adultos autistas produjo mejoría significativa (ARRI 6/1). Dado que se encuentran altas concentraciones de vitamina C en el cerebro, éste no es un hallazgo sorprendente. Un número de expertos mundiales en vitamina C, incluyendo el ganador del premio Nobel Linnus Pauling, recomienda que el común de la gente tome al menos dicha dosis de vitamina C, para una salud óptima. Yo he estudiado la vitamina C por algunos 30 años, y poseo casi todo libro escrito sobre el tema. Yo tomo aproximadamente 12,000 mg de vitamina C diariamente (tres medidas de cucharadita de té) en forma de sales de ácido ascórbico. (sólo $18 dólares por libra, llamando al 1-800-325-2664) Un porcentaje pequeño de gente presenta diarrea con dicha dosis- para el resto de nosotros, especialmente aquellos con autismo, el beneficio es grande.

A medida que se hacen más conocidos los beneficios que pueden aportar los nutrientes -y lo aportan- un mayor número de padres retornará al uso de estas substancias naturales y saludables, en preferencia a drogas peligrosas. La ARRI mantendrá informados a los lectores, sobre las investigaciones realizadas sobre estos valiosos tratamientos.